Toma de decisiones en escenarios de inflación

Por Angel Raphael Zegarra Juarez;

Miembro del equipo de Finanzas Corporativas de The Key.

El segundo semestre 2022 llega con más dudas que certezas respecto al futuro del bienestar económico de las diferentes regiones globales, la expectativa está puesta sobre la evolución de los niveles de inflación, el timming y acierto en las decisiones de los bancos centrales, la resolución de los conflictos internacionales y el sinceramiento de las crisis actuales.

 

En las siguientes líneas se analizará el efecto que tiene la inflación sobre el costo de financiamiento y su impacto en las decisiones de inversión

I. Introducción

Luego de la Guerra Comercial en 2018 los mercados se encontraban en estado goldilock, con poca certidumbre sobre el estado real de la economía pues por un lado la imposición de aranceles entre EE. UU. y China golpearon márgenes, proyecciones y la confianza de los diversos stakeholders involucrados en la cadena, por otro lado, las blue chips mantenían un rally de recuperación sobre su precio de mercado evidenciando un quiebre entre los mercados financieros y la economía.

 

El miedo de una burbuja se mantuvo latente hasta marzo de 2020, donde los lockdowns generalizados motivados por la crisis sanitaria llevaron la preocupación de una economía sobrecalentada hacia el miedo por un enfriamiento total.

II. Política monetaria expansiva

La Reserva Federal de EE. UU. (FED) inició programas de quantitative easing (QE) durante el 2020 con el objetivo de inyectar liquidez en una economía golpeada por la oferta y demanda, de esta manera se lanzaron los programas de recompra de bonos por 120,000 millones de dólares mensuales buscando acelerar la recuperación en los niveles de pleno empleo e inflación en el rango meta de 2%. Estos factores son revisados a continuación.

a. Niveles de inflación

La inflación core en EE. UU., que no incluye la volátil variación en el precio de energía y alimentos, mantuvo cierta estabilidad desde los años noventa promediando niveles cercanos a 2%. Durante las épocas de crisis que afectan el consumo es usual que los niveles en el precio de los bienes y servicios tengan una caída temporal al contar con una menor demanda. Para junio de 2020 la inflación era de 1.2% (año a año), niveles no vistos desde el 2011.

 

El incremento en el precio de alimentos y energía para mayo 2022 (2.5%) representa aproximadamente 30% del nivel total de inflación (8.5%), explicado principalmente por la apreciación de los commodities energéticos y los problemas en la cadena de suministros que afectan el abastecimiento de productos primarios.

 

El cuadro N°1 muestra el gap entre la inflación headline (all ítems) y la inflación core, que se ha convertido en uno de los principales drivers para una política monetaria contractiva y generador de incertidumbre en las decisiones de inversión.

Cuadro Nº 1

Fuente: U.S. Bureau of Labor Statistics

Elaboración: Propia

b. Los niveles de empleo en EE.UU

El cuadro N°2 muestra el repunte en la tasa de desempleo durante el 2020, desde niveles mínimos históricos cercanos al 3%, usualmente considerado como indicador de pleno empleo, hacia una tasa superior al 14%, destacando la pendiente -o velocidad- con que las compañías tomaron decisiones de reestructuración debido a la incertidumbre del momento.

Cuadro Nº 2

Fuente: St. Louis Fed Reserve

Elaboración: Propia

A mayo de 2022 el unemployment rate ajustado a la estacionalidad es de 3.6%, mostrando el rápido cambio de perspectiva que tuvo el sector privado americano a partir de las primeras vacunas anunciadas para combatir el virus del COVID-19.

 

La velocidad en la recuperación del empleo permitió que la FED sostuviera los planes de una política monetaria hawkish que ayude a controlar los niveles de inflación crecientes.

III. Política monetaria contractiva

La reactivación de la economía en los últimos trimestres ha llevado a rápidos incrementos en el precio de bienes e insumos, pues el gasto retenido por las familias y las inversiones congeladas por las empresas generaron un shock de oferta alimentado por una deteriorada cadena de suministros. El conflicto en Ucrania provocó que la inflación en el precio de la energía se elevará aún más, pasando de una inflación temporal a una, probablemente, más estructural.

 

La reacción de los bancos centrales, guiados por la FED, fue aplicar una política monetaria contractiva que llevará a estabilizar los niveles de inflación. De esta manera el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) incremento en 25 básicos (0.25%) la tasa de referencia en EE. UU. en marzo 2022, para realizar un segundo incremento por 50 básicos (0.5%) el último mes de mayo; el mayor incremento porcentual desde el año 2000. Véase el gráfico N°3.

 

Por otro lado, el BCRP empezó a incrementar su tasa de referencia de manera mensual desde agosto 2021 en 0.5% cada vez, anticipando un proceso inflacionario influenciado por factores internos y externos. Se espera que durante el segundo semestre 2022 se empiecen a ver los primeros indicios de niveles de precio cediendo hacia el rango meta.

Cuadro Nº 3

Fuente: Federal Reserve Bank of New York, BCRP

Elaboración: Propia

IV. Conclusiones

Según la encuesta que realiza Bank of América a diversos gestores de fondos (BofA Fund Manager Survey), la principal preocupación en el sector empresarial dejó de ser el conflicto entre Rusia y Ucrania y la vista está puesta en el nivel de inflación persistente en diversas economías y un probable escenario de recesión.

 

Se destacan algunos bullets tomando en cuenta escenarios similares en el pasado:

  • Una política monetaria contractiva que busca enfriar la economía, afectando las expectativas de crecimiento, es una medicina dolorosa pero necesaria. Al mismo tiempo, es relevante que las decisiones se realicen de manera firme y oportuna.

 

  • La prima de riesgo soberano aumenta en línea con la mayor incertidumbre, haciendo que el fondeo para el sector público y privado se encarezca, en especial para los tramos largos de la curva.

 

  • Existe un sensible equilibrio entre la reducción en los niveles altos de inflación y la promoción del empleo e incremento de sueldos. Fallar en el objetivo podría provocar consecuencias de largo plazo en el bienestar de una economía.

 

  • El rápido incremento en las tasas nominales en Perú respecto a economías desarrolladas atraería capitales golondrinos que llevarían a una apreciación de la moneda local.

 

  • Coberturar el capital y patrimonio de los niveles de inflación actuales requerirá asumir niveles de riesgo mayores a los habituales.

 

  • Finalmente, las decisiones de inversión considerarán un costo de oportunidad más difícil de identificar y un rango de escenarios que tendrán en común altos niveles de volatilidad esperados.

Bibliografía

  1. S. Bureau of Labor Statistics, 2022.
  2. Board of Governors of the Federal Reserve System
  3. Federal Reserve Bank of St. Louis
  4. Federal Reserve Bank of New York
  5. http://www.damodaran.com
  6. BCRP data. Banco Central de Reserva del Perú.

Imagen de cabecera: unsplash.com